RD tiene mucho que aprender de Venezuela

Una tendencia de la modernidad vigente hoy es el uso, siempre, de un modelo de análisis bipolar o dual en el que se antagonizan los bandos.
Honestamente, creo que esa matriz es insuficiente para analizar lo que pasa hoy en la hermana República Bolivariana de Venezuela.
Tampoco basta circunscribirse al análisis parcializado de agencias internacionales de prensa o medios locales. Pero mucho menos creer en la algarabía de todo lo que se publica y se comparte en las redes sociales, porque en este tema, como en otros, hay manipulación y montajes.
Hay que entender que la polarización política entre chavistas y oposición, y la crispación, tiene sus antecedentes. La rampante desigualdad e injusticia social que imperaban en la Venezuela prechavista, pese a la riqueza relacionada al petróleo, es uno.
La fragmentación no es nueva en la sociedad venezolana. Ahora es política, pero antes era social. Por un lado, abundaban los famosos cerros venezolanos, barrancones llenos de miseria, casas de cartones, como cantaba Alí Primera, por el otro, zonas lujosas habitadas por élites.
A eso se suma la poca confianza en los partidos políticos tradicionales y la deslegitimación, por una corrupción rampante, de ese bidipartidismo adeco-copeyano.
De hecho, ese liderazgo (que llaman mesiánico), pero es altamente social, de Hugo Chávez, tuvo cabida porque una parte importante del pueblo venezolano estaba ávido de una real representación política.
Chávez les respondió. El trabajo e inversión social que hizo durante sus gobiernos es innegable y por eso era constantemente ratificado mediante votaciones en elecciones y referéndum.
Sin embargo, el chavismo, como nada humano, está exento de errores. Fue una debilidad centrar toda esa obra en una única figura: la de Chávez. Con él vivo, otros liderazgos, incluyendo, mujeres y jóvenes, debieron tener notoriedad.
A eso se suma, la forma en que Nicolás Maduro fue designado sucesor, y su manejo político, desde cuestiones cosméticas de la política (frases, canciones, bailes..) hasta elementos de fondo como el desconocimiento de la Asamblea Nacional que ganó la oposición en las mismas elecciones en las que él ganó su Presidencia y, por ende, revestida de la misma legitimidad que la suya.
Por los venezolanos, uno espera que retorne la estabilidad política, pero acompañada de justicia social y económica y que países como República Dominicana saquen lápiz y papel y pongan su barba a remover.
  • Amin Martinez

    Estimada amiga, sólo disiento de tú análisis cuando secundas la matriz de opinión respecto a la Asamblea Nacional, lo cierto que el primer acto oficial después de toma de posesión de Ramos Allup como presidente del órgano legislativo fue prometer que en seis meses sacaría al del poder al Presidente Maduro, actitud que ha mantenido el actual Presidente de la Asamblea, encima desacataron las decisiones judiciales respecto a tres diputados electos fraudulentamente en el estado de Amazonas y aprobaron ilegalmente la destitución del Presidente sin que en Venezuela exista la figura del juicio político.

Para mantenerse apegado a su función de informar y difundir ideas encaminadas a la construcción de una sociedad más justa, elgrilldo.do se reserva el derecho de moderar todos los comentarios que se publiquen en su plataforma.En ese sentido no permitirá contenidos difamantorios, insultos personales, discriminación de ningún tipo, material pornográfico, publicidad ni cualquier otra falta a las normativas nacionales. Quien participe en el área de comentarios de elgrillo.do es responsable único de sus expresiones. Este periódico es esfuerzo al servicio de la colectividad.No permitiremos que particulares lo contaminen con violaciones a estos criterios de participació . La información es un derecho.
avatar del autor

Millizen Uribe

Soy periodista. Comunico libertades y justicia social. Lucho por una humanidad, un país, un mundo mejor.

El Grillo

Send this to a friend