El precio de la libertad

El mundo hoy vive un cambio de era, una ruptura social. Vivimos un momento en que el ser humano en algunos aspectos de la vida está decidiendo ser libre; libre en cuanto a su sexualidad y su estilo de vida, la mujer también ha decidido ser libre del yugo del hombre. Esto evidentemente tiene un precio y es sangre y muerte, este es el precio que cobra el fanatismo y la intolerancia ante los cambios que no acepta o no entiende.

Muchas son las mujeres que mueren a diario a manos de hombres que no se adaptan a la libertad femenina y a los cambios sociales fruto de dicha libertad, esto a su vez coexiste con la muerte cruel e injusta de seres humanos de ambos sexos que mueren por vivir libremente su preferencia sexual. Es una guerra silente que libra el fanatismo contra la libertad de ser.

Hoy conmueve el mundo la tragedia de Orlando por las magnitudes en que se produjo. Hablamos de más de 50 seres humanos que fallecen a manos de un sujeto que no toleró la libertad de que hacían uso dichos ciudadanos y ciudadanas. Mientras aún sonaban los disparos, otro grupo de fanáticos trogloditas religiosos marchaban en la ciudad de Santo Domingo defendiendo una idea de familia instituida por la iglesia católica que hoy resulta anacrónica e insostenible. Marchaban en contra de la libertad de la comunidad GLTB de nuestro país que es constantemente acosada y maltratada desde el Estado, la iglesia y grupos de personas que no aceptan la libertad individual y colectiva que debe ser el principio rector de las sociedades de hoy día.

Es deber de cada ciudadano y ciudadana ejercer su libertad en el marco del respeto de la libertad de los demás, construir una sociedad basada en respeto y libertades costará mucha más sangre dado los siglos de colonialismo y machismo que llevamos en el ADN, es una construcción que debe darse en espiral y basada en valores. De lo que se trata es de humanizar las relaciones sociales y poner la vida por encima de los prejuicios y el fanatismo.

No es posible que los principios rectores de las sociedades de hoy sean los principios religiosos que producen y reproducen prejuicios, individualismo, sectarismo y fanatismo que solo han servido para la muerte y la guerra. Es nuestra labor la construcción de seres sociales críticos pero respetuosos y tolerante a los cambios la libertad debe ser la meta hacia la que camine la humanidad y esto no es posible ni bajo las dictaduras ni bajo la Eclesiastés.

  • Jeffrin Gonzalez

    Lamentablemente esa es la realidad en la que vivimos, excelente artículo.

Para mantenerse apegado a su función de informar y difundir ideas encaminadas a la construcción de una sociedad más justa, elgrilldo.do se reserva el derecho de moderar todos los comentarios que se publiquen en su plataforma.En ese sentido no permitirá contenidos difamantorios, insultos personales, discriminación de ningún tipo, material pornográfico, publicidad ni cualquier otra falta a las normativas nacionales. Quien participe en el área de comentarios de elgrillo.do es responsable único de sus expresiones. Este periódico es esfuerzo al servicio de la colectividad.No permitiremos que particulares lo contaminen con violaciones a estos criterios de participació . La información es un derecho.
avatar del autor

Snayder Santana

El Grillo

Send this to a friend