ComunidadesDestacado

Datos del Gobierno demuestran que las calles hoy son más inseguras y los delincuentes más violentos

Mientras el ministro de Interior y Policía, José Ramón –Monchy- Fadul, ve avances en el combate a la delincuencia, las estadísticas que ofrece su ministerio a través del Observatorio de Seguridad Ciudadana reflejan todo lo contrario. De acuerdo a los propios boletines del observatorio, los delincuentes son cada vez más violentos, la calle es espacio más inseguro para los ciudadanos y la percepción de inseguridad es cada vez mayor entre los dominicanos.

Se trata de un hecho estadístico que se comprueba desde el año 2012, cuando comenzaron a registrarse esas variables como parte del Observatorio de Seguridad Ciudadana. Una revisión a las estadísticas disponibles al público en su página lo demuestra: En el año 2015, los homicidios producto de la delincuencia aumentaron un 10% en relación al año anterior.

Delincuencia subio 2015
A pesar de que su ministerio manejaba estos datos, Fadul atribuía a principios de este año la delincuencia a un tema de “percepción” de la ciudadanía. Si bien es cierto que la tasa de homicidio se colocaba en su cifra más baja en los últimos cinco años (colocándose en un 18.1, todavía por encima del promedio de la región latinoamericana, que es de 15 por cada 100 mil habitantes), no es menos cierto que los homicidios por delincuencia se colocaban en su cifra más alta, alcanzando, al término de un lustro, el récord de un 30% de los homicidios por esa causa.

Imagen actualizada del cuadro de lilianImagen actualizada del cuadro de lilianImagen actualizada del cuadro de lilian 2

Fuente: Elaboración propia en base a los boletines del Observatorio de Seguridad Ciudadana.

 

Para el primer trimestre de este año, la cifra supera la cantidad de homicidios por delincuencia reportados para las mismas fechas del año anterior, colocándose en un 29%. De los 399 homicidios ocurridos en este período, 118 se atribuyen hechos vinculados con los antisociales.

Las autoridades no se ponen de acuerdo entre sí. Mientras Fadul habla de avances en el combate a la delincuencia, el ministro administrativo de la presidencia, José Ramón Peralta, se lamenta del incremento de la misma.  Y mientras el vocero de la Policía Nacional, Máximo Báez Aybar, señalaba que la criminalidad se ha reducido, el viceministro de Interior y Policía, Washington González, reconocía en una entrevista que aunque se ha reducido la tasa de homicidio, ésta no es el único factor para medir la criminalidad.

“Hay otros tipos de delitos que repercuten en la población, que nosotros tenemos que atacarlo. Y hay que hacerlo ya, que es el tema, por ejemplo, de los robos, de los atracos, de las personas que entran a vivienda, aunque ha bajado la tasa, a robar y como resultado hieren a la persona”, dijo González.

Este último es un aspecto que también se ha incrementado en los últimos años: la violencia con que actúan los delincuentes. Por ejemplo, el último boletín del observatorio, correspondiente a enero-marzo 2016, revela que los robos con violencia de automotores aumentaron durante este trimestre, en relación al mismo trimestre del año anterior.

robo con violencia enero marzo 2015-2016

Los boletines también muestran que nuestras calles son cada vez más inseguras, siendo el espacio por excelencia para los homicidios y atracos. Durante el primer trimestre de este año, el 83% de los casos de homicidio ocurrieron en la vía pública. El segundo escenario que contabiliza más homicidios de este tipo son las residencias, mientras que en último lugar se encuentran los comercios o negocios, con un 11% y un 3% respectivamente.

La calle es el lugar mas inseguro. Primer trimestre de 2015-2016
Por otro lado, el observatorio también señala una tendencia alarmante: el uso de armas de fuego por parte de los criminales. El último boletín del observatorio señala de los 399 homicidios perpetrados, el 60% se ejecutó con armas de fuego. En algunos años, esta cifra se coloca hasta en un 70%.

“Aunado al dato de cómo ha habido un aumento de la delincuencia, esa delincuencia es una delincuencia armada, y estamos hablando de armas ilegales que son adquiridas por delincuentes”, señala Lilian Bobea, socióloga especialista en temas de seguridad ciudadana para América Latina y el Caribe.

Según datos ofrecidos por Orlidy Inoa, directora ejecutiva del Instituto Caribeño para el Estado de Derecho (ICED), en el país se registran más de 260 mil armas de fuego ante Interior y Policía, pero se estima que más del doble de ese número se encuentra circulando ilegalmente. En otras palabras, en el país circula más de medio millón de armas de fuego en manos de civiles.

Las autoridades señalan que urge la aprobación de la Ley de Armas, un proyecto que en su momento fue bastante controvertido, pero que según Washington González, vendrá a restringir el acceso a las armas de fuego por parte de la población civil.

 

Recuperar la confianza 

De acuerdo al Índice de Competitividad Global 2015-2016 del World Economic Forum, la ciudadanía considera a la Policía Nacional y al sistema de justicia como las menos confiables de nuestras instituciones (después de los políticos). En relación al continente americano, República Dominicana es el país que menos confianza tiene en su cuerpo policial.

Para Bobea, “la peor combinación, la tormenta perfecta que uno puede tener en un país es que haya un incremento de los hechos dolosos, de la victimización, de la criminalidad, y que las personas desconfíen del sistema de justicia y del policial. Y ese es exactamente el cuadro que tenemos en República Dominicana”.

Y añade: “Los ciudadanos y ciudadanas no hemos visto todavía un cambio en el patrón, un cambio institucional tanto en el sistema de justicia como el sistema policial. Y eso es bastante crítico, porque la gente entonces lo que hace es buscar justicia por mano propia, y un indicador de eso es el fenómeno de los linchamientos, que es un fenómeno relativamente novedoso en el país, como los sicariatos también, donde la gente toma la justicia en manos propias. Es un signo de desconfianza, básicamente”.

Las redes sociales recogen algunos ejemplos recientes: desde un coronel que mata a los delincuentes que intentan atracarlo, hasta una señora que responde a un intento de atraco disparando a quienes intentan asaltarla.

Este lunes el ministro administrativo de la Presidencia, José Ramón Peralta, anunció que el gobierno está trabajando en un plan para contener la delincuencia que, según sus palabras “parece” haber aumentado. Parte de este plan contempla el aumento del patrullaje en las calles y la aprobación de leyes relacionadas con la seguridad ciudadana. Pero para la socióloga Lilian Bobea, para que estos planes funcionen, es menester que también funcionen las instituciones encargadas de llevarlo a cabo: la justicia y la policía. Y esto, según expresa, debe manifestarse en todos los niveles.

“No puede ser que los gobiernos quieran llevar la lucha contra la delincuencia solamente atacando a  los puntos de drogas, o enfocándose solamente en la gente pobre o yendo a hacer redadas en los barrios. Hay muchos niveles en sectores de clase media, empresarial, militares, policías, que están involucrados en actividades ilícitas, en actividades criminales y estas personas no están siendo juzgadas, al contrario”.

 

 

En una segunda entrega, hablaremos sobre el Plan de Seguridad Ciudadana. 

  • porfirio rodriguez

    Muy buen articulo. La situacion del pais en materia y perspectiva de seguridad.. da grima!!

Para mantenerse apegado a su función de informar y difundir ideas encaminadas a la construcción de una sociedad más justa, elgrilldo.do se reserva el derecho de moderar todos los comentarios que se publiquen en su plataforma.En ese sentido no permitirá contenidos difamantorios, insultos personales, discriminación de ningún tipo, material pornográfico, publicidad ni cualquier otra falta a las normativas nacionales. Quien participe en el área de comentarios de elgrillo.do es responsable único de sus expresiones. Este periódico es esfuerzo al servicio de la colectividad.No permitiremos que particulares lo contaminen con violaciones a estos criterios de participació . La información es un derecho.
El Grillo

Send this to a friend