Derrame de cianuro en Argentina, una alerta para RD

El pasado 12 de septiembre la mina de Barrick Gold en Veladero, provincia de San Juan, Argentina, derramó más de un millón de litros de agua cianurada sobre un canal de agua que conecta con varios ríos de la zona. El derrame se produjo por la rotura de una válvula en una de las tuberías. La información circuló en un principio por mensajes de Whatsapp, hasta que unos días más tarde la minera admitió el accidente, diciendo que la fuga fue de 224 mil litros, para luego declarar en un informe que fue casi cinco veces mayor.

Este caso se suma a los más de 20 derrames de cianuro documentados en los últimos 25 años y constituye una nueva alerta sobre los riesgos a los que están expuestas las comunidades de Pueblo Viejo, Cotuí, aquí en República Dominicana, donde la misma minera Barrick procesa diariamente 24,000 toneladas de mineral utilizando cianuro.

El problema del cianuro en la minería es uno de escala: en Pueblo Viejo se utilizan 24 toneladas diarias de esta sustancia, de acuerdo a declaraciones del relacionador público de Barrick (el Estudio de Impacto Ambiental de la mina, donde estarían los datos exactos, nunca se ha hecho público). Este uso masivo resulta sumamente riesgoso para una sustancia que es letal en dosis mínimas de 50 miligramos.

Los accidentes con cianuro han causado muerte y contaminación en múltiples minas alrededor del mundo (Mina del Lago Cowal, Australia 1992; Harmony Gold, Sudáfrica 1994; Omai, Guayana 1995; Montana, EEUU 1998; Kumtor, Kirgistan 1998; Baia Mare, Rumania 2000; Hemconic Greenstone, Nicaragua 2003; Rapu Rapu, Filipinas 2005; por enumerar solo algunas) incluso en minas certificadas con el Código Internacional para el Manejo de Cianuro, como la mina Ahafo de la compañía Newmont en Ghana, que sufrió un derrame en 2009.

Frente a este nuevo accidente, vale recordar la resolución del Parlamento Europeo que en 2010 pidió que se imponga “la prohibición completa del uso de tecnologías mineras a base de cianuro … puesto que es la única forma segura de proteger nuestros recursos hídricos y ecosistemas”; así como la Declaración de Berlín sobre la contaminación por cianuro en minas de oro, firmada por una serie de científicos en el año 2000, que establece:

“El proceso de extracción de oro con cianuro no puede ser aceptado, por sus daños irreversibles al ecosistema. La tecnología necesaria para la seguridad (como desintoxicación, neutralización, reducción en la capacidad del ecosistema contra otros metales pesados) está disponible solo en forma limitada. No puede garantizar una minería de oro segura”.

El reciente accidente en la hermana nación de Argentina es un motivo más para reflexionar sobre la política de incentivo minero que está implementando el gobierno dominicano y que ha llevado que gran parte de nuestra cordillera Central se encuentre hoy bajo concesiones mineras, incluyendo áreas protegidas y zonas de producción de agua (en 2013 el Estado había aprobado alrededor de 200 concesiones de exploración minera).

Como parte de esta urgente reflexión hay que señalar que el cianuro es solo uno de los fuertes riesgos ambientales y de salud que tiene la minería metálica a cielo abierto; pero es importante considerar además otros:

Drenaje Ácido. Es la producción de ácido sulfúrico y metales pesados que ocurre al exponer cierto tipo de rocas al aire y la lluvia. Es un proceso irrevertible, que puede continuar por miles de años. Durante las operaciones de la Rosario Dominicana en la mina de Pueblo Viejo al menos cuatro ríos se contaminaron con drenaje ácido, el más conocido fue el caso del río Margajita. Con la expansión del área de explotación por parte de Barrick, lugareños han denunciado la contaminación de otros cauces de agua.

Desechos sólidos. Las minas a cielo abierto, en las que se remueve la superficie del suelo utilizando explosivos, generan de ocho a diez veces más desechos sólidos que las minas subterráneas. La minería de oro a cielo abierto es la que genera mayor cantidad de residuos, con cada onza de oro produciendo, en promedio, 79 toneladas de desechos.

Consumo de agua. El procesamiento de los metales conlleva un consumo masivo de agua. La mina de Pueblo Viejo consume 2,500 metros cúbicos de agua por hora. Esta agua proviene de la presa de Hatillo, lo que coloca una tremenda presión sobre el mayor embalse del país, que abastece de agua a toda la zona arrocera del bajo Yuna.

Consumo energético. La minería consume aproximadamente el 10 por ciento de la energía del mundo. La mina de Pueblo Viejo consume de 145 a 175 MW, lo que equivale a alrededor de un 7% del consumo energético del país.

Presas de cola. Los efluentes o relaves que se generan al tratar los metales con cianuro u otros compuestos se colocan en enormes presas de cola al aire libre, donde permanecen indefinidamente. Tres cuartos de todos los grandes desastres mineros se han debido desborde, filtración o colapso de presas. En 1979 durante el ciclón David una de las presas de colas de la entonces Rosario Dominicana se desbordó; más recientemente, en 2011, decenas de familias y miles de trabajadores fueron desalojados temporalmente ante el riesgo de colapso de la presa de colas de El Llagal, en Pueblo Viejo.

Estos riesgos ambientales y el ejemplo de lo que están viviendo las comunidades Argentinas afectadas por el derrame de Veladero (a las que se les ha cortado sus fuente de abastecimiento de agua) unido a los retos e incertidumbres que impone el cambio climático, son más que suficiente para que Estado dominicano revise su política de promoción de la minería metálica en función de las prioridades que debemos tener como nación.

Por supuesto, resulta poco realista esperar un cambio de política por parte del partido que actualmente controla el Estado, pero es posible tener esperanza de mayor sensatez en una nueva clase política, cuyo compromiso sea con la salud y con la vida antes que con el lucro y la acumulación.

Nota: Muchas de las informaciones ofrecidas están documentadas en el libro “Tras el oro de Pueblo Viejo: del colonialismo al neoliberalismo” publicado por la Academia de Ciencias de la República Dominicana en 2012.

  • Ramon Pereyra

    Le recomiendo a la articulista que antes de escribir chequee a nivel de detalle para que no se equivoque con las fechas.

    El derrame fue el 12 de septiembre por lo tanto si su escrito esta fechado 28 de septiembre el 12 de septiembre no es el pasado fin de semana.

    Ese tipo de equivocaciones hace que su srticulo pierda credibilidad.

    Se derramaron mas de 1,000 m3 de efluentes contaminado con cianuro.

    Por otra parte trate de asesorarse con un profesional de la quimica para que no vuelva a equivocarse cuando escribe:
    “Drenaje Ácido. Es la producción de ácido sulfúrico y metales pesados que ocurre al exponer cierto tipo de rocas al aire y la lluvia. Es un proceso irrevertible, que puede continuar por miles de años.”

    Los metales pesados no generan acidos. El daño de la disolucion de sales u oxidos de metales pesados es la propensin al cancer y demas desordenes geneticos.
    Los efluentes acidos, pH menor a 7, es por el uso de acidos y/o sustancias que al disolverse en el agua bajan el pH no es por la exposicion de los sulfuros a la atmosfera.

    El gran daño que genera la mienria a cielo abierto es que destruye de una manera totalmente irreversibles los ecosistemas.

    • Virginia Antares Rodríguez

      Gracias Rarmón por su precisión sobre la fecha, puede ver que ha sido tomada en cuenta.
      En cuanto al drenaje ácido, no son los metales pesados los que generan ácidos, más bien al contrario: a medida que drena el ácido sulfúrico producto de la exposición de rocas sulfúricas al oxígeno y al gua, este puede liberar otros metales de las rocas, como arsénico, cadmio, mercurio y plomo. Puede leer más sobre este proceso en el informe de las organizaciones Earthworks y Oxfam “Dirty Metals” publicado en 2004 y disponible en el siguiente enlace (en inglés): https://www.earthworksaction.org/files/publications/NDG_DirtyMetalsReport_HR.pdf

      • Ramon Pereyra

        Conozco la problematica del arroyo Margajita desde hace un tiempo.
        Un equipo de la UASD realizo una caracterizacion de las aguas de ese arroyo asi como de los sedimentos antes de que la Barrick Gold se adueñara de los sulfuros.
        Normalmente las rocas son sulfuros y/o sulfatos y estos por la exposicion a la atmosfera no genera acido sulfurico. El acido sulfurico es un compuesto que se genera en la atmosfera que este contaminada con los oxidos de azufre y el diosxido de azufre (SO2) producto de la contaminacion humana o volcanica se disuelve en la humedad atmosferica y se genera el acido sulfuroso (H2SO3) y si este acido encuentra el trioxido de azufre (SO3) entonces y solo entonces es que se produce el acido sulfurico (H2SO4) y ambos son los que generan la lluvia acida y entoces es ta la que disuelve las sales y los oxidos de la tierra contaminando las aguas superficiales y las subterraneas. Aqui en la RD hay muy buenos profesionales de la quimica egresados de la UASD.

  • porfirio rodriguez

    Buen articulo!! Da grima pensar en lo que nos pasaria si ocurre un derrame en Cotui…

Para mantenerse apegado a su función de informar y difundir ideas encaminadas a la construcción de una sociedad más justa, elgrilldo.do se reserva el derecho de moderar todos los comentarios que se publiquen en su plataforma.En ese sentido no permitirá contenidos difamantorios, insultos personales, discriminación de ningún tipo, material pornográfico, publicidad ni cualquier otra falta a las normativas nacionales. Quien participe en el área de comentarios de elgrillo.do es responsable único de sus expresiones. Este periódico es esfuerzo al servicio de la colectividad.No permitiremos que particulares lo contaminen con violaciones a estos criterios de participació . La información es un derecho.
avatar del autor

Virginia Antares Rodríguez

Periodista, activista social y militante de Opción Democrática; con maestría en Políticas de Desarrollo y Medio Ambiente de la Universidad de Sussex, Reino Unido. Autora del libro "Tras el oro de Pueblo Viejo: del colonialismo al neoliberalismo" publicado por la Academia de Ciencias de la República Dominicana. Creadora de la Guía Política Dominicana.

El Grillo

Send this to a friend